Meditación Para Calmar la Gastritis

Meditación Para Calmar la GastritisEn este artículo te voy a mostrar cómo utilizar la meditación para calmar la gastritis. 

La gastritis es una afección digestiva muy extendida entre la población.

En algunos casos puede llegar a revestir gravedad y en todos los casos sus síntomas resultan muy molestos y la enfermedad puede cursar con dolor de diversa intensidad.

Por tanto, merece la pena tratarla a tiempo y minimizar los síntomas o, mejor, erradicarla por completo.

Hay ocasiones en las que la gastritis se debe a infecciones estomacales.

Pero, en la mayoría de los casos, los expertos han detectado un componente nervioso: el estrés y la ansiedad pueden ser los principales desencadenantes de los episodios de gastritis, lo que es una gran noticia.

Tratar las causas

Y es que las patologías relacionadas con el sistema nervioso pueden tratarse, con más éxito que otras, por medio de remedios naturales y, lo más importante, sin recurrir a fármacos químicos.

Así, podrás erradicar tanto la gastritis como su desencadenante sin preocuparte por los temibles efectos secundarios de muchas de estas medicinas tradicionales.

Uno de los mejores tratamientos para la gastritis de forma natural que ayudará a calmar esta enfermedad no está basado en una planta, sino que es una actividad: la meditación.

La práctica habitual de esta actividad puede ejercer sobre tu organismo una influencia mucho más benefactora de lo que piensas.

En concreto, parece ser que esta disciplina es capaz de combatir las úlceras gástricas y de prevenir ciertos tipos de cáncer.

Sin duda, no perderás nada por intentarlo.

Consejos para principiantes

La meditación requiere tiempo y constancia; no esperes notar una mejoría total de tu dolencia tras la primera sesión.

Sobre todo porque requiere práctica y entrenamiento.

Meditación Para Calmar la Gastritis2¡No es tan fácil como cree la mayoría!

Si nunca has meditado en serio, aquí va una serie de consejos para que comiences con buen pie:

Constancia. No vale con meditar un día sí y siete no.

Como todo en la vida, la meditación requiere constancia para que surta el efecto deseado.

Por ello, es mejor que destines unos pocos minutos cada día a que reserves una o dos horas para meditar: seguramente no cumplirás tu objetivo porque te cansarás, te llamarán por teléfono…

Ropa adecuada. Para practicar la meditación necesitas ropa cómoda: un chándal o, si estás en casa, un pijama son las mejores opciones.

Elige prendas que no se ciñan demasiado a tu figura, transpirables y de tejidos orgánicos.

Descanso. Aunque meditar no requiere de esfuerzo físico, has de estar descansado para practicar la meditación.

La razón es sencilla: ¡debes dejar la mente en blanco y relajarte, no dormirte ni dar cabezadas!

Muy al contrario, necesitas tener la mente plenamente consciente, aunque consciente de ti mismo y no de lo que te rodea.

Lugar. Para meditar no necesitas ninguna infraestructura complicada, pero sí que debes buscar un sitio apropiado.

Tranquilo, diáfano y con luz tamizada, sin demasiadas cosas a tu alrededor que puedan molestarte y cómodo, muy cómodo.

Progresión. Antes te he dicho que reserves unos pocos minutos cada día.

No obstante, si todo va bien, lo ideal es que poco a poco puedas ir aumentando el tiempo destinado a la meditación de manera natural: porque ves los resultados, porque te resulta más fácil concentrarte…

Progresión en tiempo y en calidad.

Momento perfecto. Elige el momento del día que vas a destinar a la práctica de la meditación.

Lo mejor es que sea siempre el mismo, para introducir la meditación en tu rutina de manera natural.

Ya sabes: a las ocho el desayuno, a las nueve la meditación, a las diez la compra…

Preparación. Quizá te parezca extraño, pero te recomiendo que antes de empezar a meditar realices unos pequeños estiramientos, igual que cuando te dispones a realizar ejercicio físico.

Ten en cuenta que vas a estar bastante rato de la misma postura y los músculos deben encontrarse en estado óptimo para que no tengas molestias ni dolores.

¡Si te duele algo no te vas a poder concentrar!

Cómo meditar

Para meditar debes sentarte con las piernas cruzadas en un lugar donde estés cómodo: el suelo, un cojín, una colchoneta…

Has de mantener la espalda bien recta, la cabeza al frente, los ojos cerrados y los brazos cayendo suavemente sobre las rodillas.

Meditación Para Calmar la Gastritis3El siguiente paso importante es la respiración.

Como en el yoga, debe ser una respiración consciente y pausada, aunque no forzada.

Verás que no es fácil.

No te desesperes: poco a poco lo lograrás.

¿Te acuerdas de que te hablaba de la progresión?

Si los primeros días debes pasar tus diez minutos (por ejemplo) de meditación tratando de respirar correctamente, hazlo así.

Ya verás cómo después, poco a poco, te va saliendo sin esfuerzo.

El objetivo de la meditación es fluir en uno mismo, dejar la mente en blanco y permitir que los pensamientos lleguen y se vayan sin que te afecten.

Debes mirarte desde arriba, ser consciente de lo que te ocurre y no sucumbir a las emociones: observarlas desde lejos, como un espectador.

Esto hará que tu mente se reposicione, que cuerpo y mente se equilibren de manera que todo tu ser se convierta en un canal de energía.

Es el paso para la sanación, y la manera en que conseguirás atajar las dolencias propias de la gastritis.

Más allá de una simple actividad

Si verdaderamente deseas lograr un cambio y alejar de ti para siempre no solo la gastritis y los dolores a ella asociados, sino también el estrés y los nervios, convierte la meditación en un estilo de vida.

¿Cómo? Extendiéndola más allá del momento que le dedicas en tu rutina diaria.

Es muy fácil: se trata de estar presente (oirás esta expresión también en el yoga o el mindfulness) en cada actividad que practicas.

Por ejemplo, en un acto tan cotidiano como lavarte las manos, recréate en cada paso, sé consciente del aroma del jabón y del tacto de la espuma, piensa únicamente en el placer de lo que estás haciendo, en que te estás purificando…

Pon en práctica todo esto poco a poco, sin obsesionarte, y verás cómo tu vida va cambiando.

Desaparecerán los dolores de estómago, los ardores, las náuseas…

Todo tu ser respirará libre, porque un estilo de vida saludable es la condición indispensable para lograr la salud y, por ende, la felicidad. 

Sin embargo...

Esto es MENOS del 2% de lo que necesitas hacer para curar tu gastritis de forma natural

Con los consejos que te acabo de dar, solo estás atacando los síntomas de la enfermedad.

La clave está en atacar y eliminar todas las causas que originan el problema.

Y lo digo por experiencia, ya que yo padecí de gastritis.

Los dolores eran insoportables y no podía llevar una vida normal. Y la medicina no podía ayudarme.

Hasta que empecé a seguir un tratamiento natural.

Gracias a este tratamiento... mis dolores desaparecieron. Mi vida dio un giro de 180 grados y pude volver a ser la misma persona de antes.

Si quieres saber cómo aplicar tú mismo el mismo tratamiento natural...

Haz clic aquí para mostrarte cómo ponerlo en práctica y comienza a curar la gastritis de forma natural

Saludos

María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *