¿La Manzana es Buena Para la Gastritis?

¿La Manzana es Buena Para la Gastritis?En este artículo te voy a mostrar las propiedades de la manzana y te diré si es buena para luchar contra la gastritis.

Si estás teniendo dudas sobre el consumo de manzanas porque padeces gastritis quiero que empieces a olvidarlas ahora mismo.

Y es que si hay un alimento que sea capaz de tratar todos los problemas relacionados con esta enfermedad es la manzana.

Para que comprendas perfectamente los beneficios de incluir esta fruta en tu dieta si padeces gastritis voy a dedicar un poco de tiempo a explicarte sus propiedades.

Además te contaré lo que puede hacer por tu maltrecho aparato digestivo y algunos consejos de consumo que te ayuden a aprovechar todos los beneficios que se esconden en un alimento de lo más completo.

Propiedades de la manzana

Quiero comenzar analizando de cerca todas esas propiedades que tiene la manzana y que pueden hacerte mejorar rápidamente de los problemas que la gastritis está causando en tu organismo.

Lo primero que debes tener en cuenta es que la manzana es una fruta de poco aporte calórico que se digiere con mucha facilidad gracias al alto contenido de agua que tiene.

Son dos características ideales para los estómagos más afectados por la gastritis.

Por otro lado, la manzana ha demostrado ser un excelente alimento con independencia del objetivo de su consumo.

Por ejemplo, esta fruta es rica en diversas vitaminas que son muy necesarias para el correcto funcionamiento de tu organismo a niveles generales.

De igual forma, quiero que tengas muy presente que las fibras vegetales de la manzana son excelentes para disfrutar de digestiones más llevaderas, algo que te explicaré a continuación.

Tampoco hay que perder de vista los minerales presentes en una manzana.

Calcio, hierro, magnesio o potasio son solamente algunos de los más importantes, por lo que las manzanas te ayudarán a llevar una dieta equilibrada y saludable en todos los sentidos.

Ácidos, aminoácidos esenciales y otra buena cantidad de sustancias también se encuentran presentes en las manzanas.

Estas sustancias son de lo más necesarias para conseguir que tu dieta sea adecuada para tratar esos problemas de salud que pueden estar dificultando tu vida diaria.

La manzana y la gastritis

Ahora que ya sabes lo que se esconde en el interior de las manzanas, quiero que comprendas la relación que estas sustancias tienen con un tratamiento que actúe directamente contra los peores síntomas de tu enfermedad.

Además te ayudarán a sanar de forma rápida y sencilla.

Empezaré por la fibra de la manzana.

Al margen de los tipos más comunes de fibra vegetal, la manzana cuenta también con una variedad conocida como pectina.

Este tipo de fibra tiene unas propiedades excelentes para paliar los problemas causados por la gastritis.

Y es que al entrar en tu estómago creará una barrera protectora del mismo modo que evitará la acción directa de los ácidos.

Además, la pectina es capaz de absorber sustancias como el ácido clorhídrico, por lo que su presencia en tu estómago conseguirá reducir notablemente los problemas causados por la gastritis.

Los azúcares presentes en la manzana también son importantes.

Si bien la fructosa o la sacarosa no curarán tus problemas con la gastritis, sí que te servirán para obtener un aporte de energía de gran calidad que te costará demasiado encontrar en otros alimentos.

Consume manzana para disfrutar de estos azúcares evitando que se conviertan en sustancias perjudiciales para los problemas que ya tienes con la gastritis.

No puedo dejar de lado tampoco a los minerales presentes en la manzana.

Como ya te dije antes, esta fruta es rica en calcio, magnesio y potasio.

Pues bien, todos ellos, especialmente el potasio, son excelentes antiácidos naturales que reducirán notablemente la acidez del interior de tu estómago.

Además se encargarán de disminuir los síntomas más problemáticos de la gastritis como son el dolor y, por supuesto, la acidez.

Para terminar con esta pequeña lista de beneficios de la manzana quiero compartir contigo la capacidad que tiene esta fruta para reducir la inflamación de todo tu aparato digestivo.

Su consumo directo puede aliviar en gran medida estos procesos de hinchazón, uno de los efectos más evidentes de todos los que tiene la gastritis.

Ácidos y aminoácidos de la manzana

He querido dedicar un espacio aparte a los ácidos y aminoácidos de la manzana porque en ellos se esconde el verdadero secreto de esta fruta para luchar contra la gastritis.

Por ejemplo, el ácido glutamínico es un componente de esta fruta que te ayudará de forma muy especial.

Al liberarse dentro de tu estómago este ácido consigue reparar los tejidos dañados por la acidez y la gastritis evitando que tu enfermedad derive en otras más peligrosas como las úlceras.

A esto también contribuye un aminoácido conocido como arginina, por lo que conseguirás que los tejidos de tu estómago se reparen de forma natural evitando que la gastritis progrese peligrosamente.

La presencia de la glicina en la manzana es otra buena noticia para tu salud.

Este aminoácido funciona como un potente antiácido natural que regulará la cantidad de sustancias de este tipo que pueden provocarte tus problemas con la gastritis.

La histidina o la lisina son otros aminoácidos de gran interés para tus procesos digestivos.

Lo mejor de todo es que están presentes en la manzana de forma natural, por lo que no puedes perder la oportunidad de incluir este alimento en tus comidas diarias.

Formas de consumir manzanas

Ahora bien, existen diversas formas de comer manzanas que pueden ser beneficiosas dependiendo de los síntomas que la gastritis esté provocando en tu organismo.

Mi consejo es que en tu dieta para la gastritis las tomes siempre que puedas crudas como se ha hecho de forma habitual.

Con ello aportarás toda la fibra y las otras sustancias que se encuentran presentes en la manzana y que llenarán de vigor tu sistema digestivo.

Sin embargo, puede haber momentos en los que el estómago te duela tanto que incluso el consumo directo de una manzana sea algo desaconsejable.

Para estos casos quiero que sepas que puedes preparar una infusión de manzana de forma muy sencilla.

Basta con trocear una pieza de esta fruta y dejar que repose en agua hirviendo durante al menos 10 minutos.

La infusión contiene todos los beneficios de la manzana excepto la fibra. 

Exitos!

María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *