¿La Leche es Buena Para la Gastritis?

¿La Leche es Buena Para la Gastritis?En este artículo te voy a mostrar las propiedades de la leche y te diré si es buena para combatir la gastritis.

No son pocos los alimentos con los que siempre hay controversia sobre su consumo, especialmente si se padece una enfermedad tan delicada como la gastritis.

Uno de estos alimentos es la leche, ya que siempre está en el punto de mira de todos aquellos que padecen enfermedades estomacales.

Como hay muchas opiniones al respecto, aquí voy a dedicar un poco de tiempo a analizar el caso de la leche para compartir contigo si se trata de un producto aconsejable o no para la gastritis.

Así que no te pierdas nada de lo que tengo para contarte y comienza a disfrutar de una vida saludable.

¿Qué es la gastritis?

No está de más dedicar un poco de tiempo para analizar de cerca lo que esta enfermedad provoca en tu estómago y en tu organismo para comprender mejor la acción que tienen alimentos tan concretos como la leche.

La gastritis es una enfermedad que se produce de forma progresiva por llevar unos hábitos alimenticios poco saludables.

En consecuencia, el estómago y otras zonas de tu aparato digestivo acaban debilitándose provocando los molestos síntomas a los que tan acostumbrado estás.

Así, la acción de la gastritis suele centrarse en la inflamación de la mucosa interna de tu estómago.

Esta inflamación es la que suele provocar esos dolores que sientes en la zona abdominal y que tan complicadas hacen la digestiones.

Además, al estar inflamada, la pared interna de tu estómago corre el riesgo de padecer lesiones peores como úlceras.

Por lo que deberías intentar alejarte todo lo posible de estos síntomas encontrando buenos remedios para paliar una dolencia que a la larga se convertirá en una auténtica pesadilla que te impedirá disfrutar con normalidad de tu vida diaria.

Las propiedades de la leche

Ahora le toca el turno a un análisis cercano de las propiedades que tiene la leche, ya que es un alimento muy complejo del que no se puede dar un veredicto simple sin atender a todo lo que tiene que aportar.

Para empezar, y esto es algo de lo más negativo, la leche entera suele contener unos niveles de grasas realmente altos.

Esto, que suele destacarse como un problema en los controles de peso y en las dietas que buscan una bajada del mismo, también es un gran problema para el aparato digestivo.

Las grasas presentes en la leche son complicadas de digerir y pueden llegar a producir una pesadez alarmante en tus comidas.

Por otro lado, la leche es un alimento ligeramente ácido.

Con ello quiero decirte que su consumo acidificará el interior de tu cavidad gástrica provocando una serie de problemas que te son bien conocidos.

Sin embargo, todo el lado negativo de la leche se compensa con una serie de propiedades que son las que justifican que este alimento se consuma de forma habitual en cualquier parte del mundo.

Por ejemplo, debería interesarte bastante el aporte de proteínas que conseguirás con el consumo de leche.

Las proteínas no son fáciles de encontrar para personas que como tú padecen gastritis, por lo que tener a mano un alimento que sea rico en ellas es siempre una gran noticia.

Por otro lado, los probióticos presentes en los alimentos lácteos abundan también en la leche.

Estos pequeños organismos son necesarios para equilibrar el funcionamiento de tu sistema digestivo corrigiendo diversos problemas que pueden estar provocados por la gastritis.

Por último, la leche contiene minerales y vitaminas que son esenciales para el correcto funcionamiento de tu organismo.

Un buen ejemplo es el del calcio, un mineral antiácido que posee muchas propiedades saludables para que disfrutes de una mejor calidad de vida.

Leche y gastritis

Entonces, ¿es buena la leche para la gastritis?

Pues sí y no, ya que depende mucho del tipo de consumo que se haga de este alimento y de la variedad que se elija para hacerlo.

Como te decía antes, la grasa hace que la leche sea muy complicada de digerir.

Este problema se resuelve con total sencillez optando por las variedades totalmente descremadas.

La leche preparada de este tipo no representa niveles grasos problemáticos manteniendo otras características que sí son interesantes para tu caso.

La acidez sí que es un problema complicado de solucionar.

Ten en cuenta que en un principio la leche te hará sentir mejor de los problemas relacionados con la gastritis.

Sin embargo, en cuanto pasen un par de horas, la acción de los ácidos elevará la sensación de ardor en el interior de tu cavidad gástrica.

Esto es algo que solo solucionarás combinando la leche de forma adecuada con otros alimentos capaces de hacer desaparecer los síntomas de la enfermedad.

En lo que se refiere a los probióticos de la leche, aquí sí que tienes un argumento a favor de su consumo.

Ocurre que estos pequeños organismos son una excelente ayuda para equilibrar tu aparato digestivo de una forma completamente natural.

Por último, las vitaminas, proteínas y minerales presentes en la leche son necesarios en tu dieta para la gastritis si quieres que esta sea equilibrada y saludable en todos los sentidos.

Consejos de consumo

Así, lo importante a la hora de consumir leche padeciendo gastritis es saber la forma correcta de hacerlo.

Como ya te he dicho, tienes que optar por las variedades desnatadas y combinarla con alimentos que eliminen sus peores propiedades.

Además, no puedes abusar en ningún caso de la leche, siendo aconsejable que limites todo lo posible su consumo optando por las bebidas vegetales de avena, almendra o arroz.

Sin embargo, si quieres consumir leche puedes hacerlo y, además, esto tendrá algún beneficio para tu maltrecho aparato digestivo.

Mi consejo al respecto es que prepares batidos con leche y frutas que sean aconsejables para los problemas de gastritis.

Por ejemplo, puedes preparar un licuado de avena, leche desnatada y plátano o un batido de manzana y pera.

Estas combinaciones reducen el impacto que tiene la leche en tu estómago dejando todas sus propiedades positivas intactas y añadiendo las de otros alimentos que son excelentes para que tu lucha contra la gastritis acabe en triunfo. 

Exitos!

María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *